Historia del voluntariado

Qué tiempo tiene el concepto de voluntariado? ¿Quieres saber de la historia del voluntariado? Aunque se puede argumentar que siempre ha sido parte de la naturaleza humana ayudarse mutuamente, lo que hoy consideramos como voluntariado organizado es un tema bastante reciente.

Algunos sostienen que el término se registró por primera vez en la década de 1630 fuera del contexto militar; y es que antes se le llamaba voluntario a una persona que iba a prestar servicio en el ejército.

Sin embargo, este es un tema bastante amplio porque la edad del voluntariado, o como se le va a llamar ampliamente en este post, acción voluntaria, depende de cómo se le defina.

Este artículo busca explicar la historia del voluntariado de acuerdo a diferentes perspectivas.

 

 

El voluntariado

Si consideras al voluntariado como personas que ayudan a otras  por un deseo de ayudar, sin esperar una recompensa material, entonces “en todas las sociedades preindustriales”, la ayuda mutua fue y sigue siendo vital para la supervivencia de las comunidades rurales.

Por ejemplo, para cosechar, para construir hogares para ancianos e inválidos, para mantener carreteras, etc.

Quizás las primeras instituciones formales de voluntariado fueron las órdenes monásticas de la iglesia cristiana primitiva y sus equivalentes en otras religiones.

Mientras que en la comunidad en general, la gente ayudaba a las personas por un sentido de necesidad mutua, órdenes monásticas, en particular los franciscanos y las Clarisas, que tenían la misión principal de dirigirse comunidades necesitadas y servir.

Los franciscanos trabajaron con leprosos, a quienes todos rechazaron. Durante los numerosos brotes de peste durante la Edad Media, a menudo solo los monjes franciscanos iban a las casas de las víctimas y se ocupaban de ellos.

Todos estamos familiarizados con historias de órdenes como la de la Madre Teresa cuyas vidas están dedicadas a ayudar a las personas pobres y enfermas.

Se podría argumentar que el tipo de voluntariado en el que pensamos hoy, el voluntariado organizado de instituciones como hospitales, la Cruz Roja, etc., surgió del industrialismo y el desarrollo resultante de la clase media.

 

 

La Revolución Industrial marcó un antes y un después

Gracias a un cambio de una combinación de una economía agraria, nació un nuevo concepto: el tiempo libre. Ya que  tanto en los pueblos como ciudades de Europa y América del Norte, familias enteras trabajaban en  ciertos oficios.

Las personas que incurrían en las fábricas, por supuesto, no tenían este beneficio, pero los que los propietarios de estas empresas sí.

El ocio que generó la popularidad de la novela y la publicación masiva de libros también dio lugar a que las mujeres, en particular, se desarrollaran y se unieran a sociedades voluntarias.

Este cambio continuó hacia un voluntariado más formal que tenía profundas connotaciones negativas con la llegada de la Revolución industrial que  marcó el declive de las tradiciones de «crianza de graneros».

De hecho, en el siglo XIX, la industrialización, la generalización del dinero como medio de intercambio y el anonimato que acompañaron a la urbanización, socavaron valores como la solidaridad y la asistencia mutua.

Aunque es posible que nunca sepamos la fecha de nacimiento exacta del voluntariado antes de la Revolución Industrial.

 

 

Las primeras evidencias de acción voluntaria organizada

Una de las primeras instancias de acción voluntaria organizada registradas  se llevó a cabo  en Québec (Canadá) en 1688, cuando después del gran incendio que devastó la ciudad, sus habitantes crearon el Bureau des pauvres.

¿Qué fue el Bureau des pauvres? Se trataba de una oficina para los pobres compuesta por voluntarios, que proporcionaban dinero, alimentos y ropa a los indigentes.

 

 

El “boom” de las instituciones voluntarias

Entre mediados y fines del siglo XIX, surgieron muchas de las instituciones que son casi sinónimo de acción voluntaria. Todas fueron creadas para satisfacer las necesidades de personas en crisis de un tipo u otro.

Algunos en realidad se especializaron en abordar causas específicas. El Ejército de Salvación se centró en las personas solteras y en el alcoholismo. La YMCA se concentró en mejorar las oportunidades económicas de los hombres.

La Sociedad de San Vicente de Paúl desarrolló servicios voluntarios para los ancianos pobres y confinados en sus hogares.

Estas organizaciones crecieron más obviamente del cambio social y de clase que provocó la industrialización.

Además de haber una clase ahora con tiempo para ser voluntario, este grupo tenía más ingresos disponibles que nunca y buscó usarlo de manera filantrópica (por amor a la humanidad).

 

¿Qué hay del voluntariado en España?

El voluntariado es un fenómeno bastante tardío en España en comparación con otros países europeo. Esto se debe a la historia política del país. Sin embargo, ahora es progresivamente avanzando.

Los primeros tipos de organizaciones voluntarias fueron las cooperativas laborales, que se encontraron a mediados del siglo XIX. Estas organizaciones se concentraron principalmente en la Cataluña industrializada.

El objetivo de ellas era salvaguardar el interés de sus miembros. De hecho, las cooperativas laborales llegaron a su pico en España durante el período de la Segunda República (1931-1939).

Hoy con la pandemia por la que está atravesando el mundo, el número voluntariados ha crecido considerablemente en muchos países. Por lo tanto, después que pase todo, seguramente nos tocará escribir un nuevo capítulo en la historia de las acciones voluntarias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *