Cómo desarrollar la inteligencia espiritual

El concepto que conocemos de inteligencia es relativamente reciente. Hablamos de ella con una naturalidad pasmosa, pero el concepto quizá no lo tengamos tan claro. El concepto de inteligencia nació apenas en el año 1900. Lo definió el Dr. Alfred Binet, y lo bautizó bajo el concepto «coeficiente intelectual», o como le conocemos ahora, CI. Ya en 1967, se descubrió que el hombre posee distintos «tipos» de inteligencia, como la emocional, y claro, la inteligencia espiritual.

¿Qué es la inteligencia espiritual? Si la inteligencia intelectual se refiere a la capacidad de adquirir y utilizar conocimientos de forma correcta, la inteligencia emocional se refiere a la capacidad de reconocer y expresar los sentimientos propios y de los demás. En cambio, la inteligencia espiritual tiene un concepto un poco más difuso y amplio.

hands holding the sun at dawn

La inteligencia emocional cambia según el experto que la defina, y la vida de cada persona. Por ejemplo, el Dr. Danah Zohar es la capacidad de afrontar problemas de significados y valores, otros creen que es la capacidad de comprender el mundo desde un alto estado de conciencia y la capacidad de descubrir lo sagrado en las cosas cotidianas de la vida diaria.

En resumen, es el corazón de nuestro concepto de la vida y de lo que es correcto y lo que no, de lo que vale la pena y lo superfluo. 

Cómo desarrollar la inteligencia emocional

Como todo tipo de inteligencia (tenemos varias), debemos cultivarla y desarrollarla. Te damos algunos consejos de cómo lograrlo.

Haz una labor espiritual

Expertos en espiritualidad y misticismo están de acuerdo en que orar, hacer labores de solidaridad, el ayuno, la hospitalidad, etc. Ayudan a desarrollar la inteligencia espiritual de las personas. Depende de la práctica religiosa de cada persona, obviamente. Incorporarla a la rutina diaria es clave, no solo hacerla de forma esporádica y errática.

Muchas personas comienzan un voluntariado, se van de misioneras o sencillamente se unen a un grupo de oración con personas de la misma edad o misma situación. Es clave que sea parte de la vida diaria, pero de forma natural y con convencimiento.

Conoce tu fe a fondo

Si es que profesas alguna religión, es clave conocer el código moral, ético y de conducta que esa fe enseña. Se da más con los católicos, pero de nada sirve decirse de una religión, sin tener idea de las bases o fundamentos clave de su religión. La religión o la fe, cuando son profesadas con conocimiento profundo, impactan de forma directa en las personas de forma permanente. 

Trabaja tu inteligencia emocional

Una parte de la inteligencia emocional es tratar a los demás con el mismo mimo con el que nos cuidamos a nosotros mismos, al menos eso lo dicen las tres grandes religiones del planeta. Eso no se puede lograr si no desarrollamos primero nuestra inteligencia emocional. ¿Cómo tratar a los demás con respeto, si no hemos recibido técnicas para mejorar en ello, inicialmente?

La inteligencia emocional es base para la inteligencia espiritual, y viceversa.

Tómate tiempo en silencio

No solo las grandes religiones del mundo, sino también personas expertas en la espiritualidad, aseguran que debemos alejarnos del ruido de la rutina, de las prisas y de la infoxicación: debemos tomarnos un tiempo para meditar, pensar en la existencia propia y nuestro lugar en el mundo. Sin ello, es imposible descubrir lo sagrado y profundo de la rutina. Es lo que llaman silencio. No es literalmente hablando.

Todo ésto te ayudará a ver la vida en un sentido más profundo, con más optimismo y consciente de tus debilidades pero también de tu lugar en el mundo. Quizá la mejor forma es acudir al líder espiritual de tu religión, o a quien consideres que pueda ayudarte, si es que no practicas ninguna y/o no crees en ninguna fe teísta.

4 respuestas a “Cómo desarrollar la inteligencia espiritual”

  1. Irma Urzua dice:

    Reconozco que la Inteligencia Espiritual esta muy ligada a la Inteligencia emocional, pero ambas se podrían desarrollar desde pequeños. Hoy 2020, al ver como se esta desarrollando la vida se puede ver difícil, pero no imposible porque estoy segura la Inteligencia Espiritual es el producto de un proceso interno, al igual que la Inteligencia Emocional, se puede aprender dentro de un proceso de crecimiento y maduración, principalmente si las personas que sentimos la llevamos, damos testimonio de las consecuencias de dejarnos enseñar guiar por estas.

    Todo ser humano vive una espiritualidad, como también todos viven una cierta estacionalidad. Ambas son inherentes al ser humano. No porque no se tenga religión no tiene espiritualidad como también no tenga emociones. Ambas realidades son descalificadas hoy por no tener expresiones materiales, pero nadie puede desconocer el amor de una madre, solo porque no se con sus ojos.

    La verdadera vida del hombre se encuentra en su interior, lo que vemos con nuestros sentidos no es la verdadera vida, y cada hombre necesita descubrir su propia vida interior, para VIVIR VERDADERAMENTE.

  2. Robin Wilfredo Ruiz Moret dice:

    Este concepto de inteligencia espiritual constituye un potencial interior que hasta ahora, la educación formal no ha sabido aprovechar, en términos de la sagrada misión de formar un ciudadano integral. Históricamente la educación se ha ocupado y privilegiado a la inteligencia intelectual y, en los últimos tiempos de la inteligencia emocional, lo que ciertamente representa un avance trascendente. Si la inteligencia espiritual es una capacidad latente en todo ser humano, que debe ser estimulada y desarrollada para aspirar mejores actuaciones, personales, interpersonales y profesionales, debemos concluir que se requiere proponer los cambios, modificaciones y ajustes necesarios al sistema educativo vigente para acceder al concepto de inteligencia espiritual. Un cambio de tal magnitud demanda, a nuestro modo de ver, crear las condiciones de sensibilidad social y política para ser realidad el acercamiento a este nuevo concepto de inteligencia espiritual.

  3. María Teresa Bonardell Rollán dice:

    Veo un sesgo religioso, se refiere al creyente de cualquier religión y me pregunto . Si no es una capacidad que se puede encontrar en toda la especie humana, realmente no será una característica de la misma y por tanto no formará parte cuerpo teórico de las Inteligencia Múltiples. Ya que todas ellas se dan en mayor o menor medida en todos los individuos, si bien en cada individuo se da de manera diferente, en todos, a no ser que tengan alguna competencia mermada o disfuncional.

    Muchas gracias

  4. javier sono ruesta dice:

    que buen concepto la infoxicación. es verdad uno siente que el cuerpo se intoxica con aquella que no es importante. como si fuera comida chatarra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *